Para Enviar SMS
>> No hay Mensajes por el Momento << >> Utilice este servicio para mencionar, tráfico, baches, accidentes, corrupción, bloqueos de calles, tomas de oficina <<
Publicado el: Lun, feb 27th, 2012
La obesidad infantil, un problema en México

La obesidad infantil, un problema en México

Comparte esta noticia

obesidad portada estado

En Morelia como en otras ciudades capitales de la República mexicana se a observado un incremento alarmante en el sobrepeso de los infantes, es un problema de salud pública que niños y niñas sufran el trastorno del sobrepeso, donde autoridades del sector salud, educativo y padres de familia deben de prestar total atención y prevenir con sistemas de nutrición adecuados.

Lo anterior mediante el incremento de las actividades deportivas dentro y fuera de las instituciones escolares, eliminando el tiempo que invierten en juegos de vídeo, que solo generan niños sedentarios, la obligación de todo padre de familia es la de poner total atención en la alimentación de sus hijos y vigilar que en las instituciones de educación no se les suministran alimentos de baja calidad alimenticia denominados “chatarra”.

¿QUÉ ES LA OBESIDAD INFANTIL?
R= la obesidad infantil es una enfermedad crónica degenerativa multifactorial que tiene como característica la acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo.
En México, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Nutrición realizada en 1999, 27.5% de los niños en edad escolar presentan sobrepeso. Los niños obesos tienen una morbilidad y mortalidad superior a aquellos niños que no lo son.
La Secretaría de Salud, el Servicio de Endocrinología Pediátrica del Hospital Infantil de México “Federico Gómez” declaró que el 40% de la población infantil en nuestro país sufre sobrepeso y obesidad. Esto se debe en gran parte a la carga genética de los mexicanos que predispone al sobrepeso. El cambio de vida que ha tenido la sociedad tanto en sus hábitos alimenticios, como de actividad física es un factor de gran importancia.
Los niños con obesidad pueden sufrir de hipertensión, colesterol elevado y resistencia a la insulina desde la infancia o pubertad y continúan con el riesgo en la etapa adulta. En varones, aumenta el riesgo de ateroesclerosis, infartos al miocardio, accidentes vasculares cerebrales, diabetes así como cáncer de colon. Las mujeres en cambio, son proclives de padecer artritis degenerativa, aumento de la presión arterial en el embarazo y predisposición de fracturas de cadera.

Especialistas del Instituto Nacional de Pediatría dan cifras alarmantes con respecto a los problemas de obesidad infantil:
Uno de cada 4 a 5 niños es obeso, mientras que uno de cada 3 está en riesgo de serlo.
Los niños que son obesos a la edad de 6 años tienen un 27% de probabilidad de ser obesos cuando sean adultos.
Los niños que son obesos a los 12 años, esta probabilidad aumenta al 75%.
Uno de cada diez niños es obeso al llegar a los 10 años.
Un niño obeso tiene 12.6 más probabilidades de tener diabetes mellitus y 9 veces más probabilidades de ser hipertenso a edad temprana que niños no obesos.
43% de los que se ubican entre los 3 y nueve años también la padecerán más adelante.
86% de quienes llegaron a la pubertad en esa condición, tienen una alta probabilidad de mantenerse así el resto de su vida.
Los niños con 15% de sobrepeso tienen alteraciones ortopédicas, dificultad para estar erguidos, alteraciones de alineación de columna y extremidades debido al enorme depósito de grasa abdominal.
En la pubertad, con 20% de sobrepeso, hay restricción pulmonar, disminuye la movilidad diafragmática, la ventilación es superficial y la oxigenación menor.
Al hacer ejercicio, el niño/a se fatiga rápidamente porque el corazón late más veces por minuto de lo normal, los pulmones ventilan inadecuadamente y si continua la actividad, pueden aparecer calambres, dolor por fricción del hígado con las costillas (de caballo) y otras complicaciones.

¿Cómo podemos saber si un niño es obeso?
R= por el Indice de Masa Corporal (IMC): que se calcula de una forma rápida y sencilla con la formula; Peso/Talla2(kg/mts2).
Las razones por las cuales un niño puede ser obeso no son mera coincidencia, tiene un por “qué, cómo cuándo y dónde”. e incluyen factores que deben tomarse en cuenta como lo son;

Sobrealimentación
a. El aumento en el consumo de hidratos de carbono refinados y de grasas saturadas que se encuentran contenidos en refrescos, otras bebidas, botanas y golosinas.
b. La falta de preparación de alimentos en el hogar, dando lugar al aumento desmedido del consumo de alimentos industrializados.
c. Falta de supervisión por parte de los padres para controlar raciones y calidad de alimentos.
d. Noción de cantidad y calidad de alimentos.
e. Horarios alteradosde alimentación y tiempo dedicado para sentarse a comer.
f. No desayunar.
g. Tipo de bebidas ingeridas (con alto contenido de azucares: jugos, refrescos, etc.) .
h. Falta de conocimiento para decidir tipos y porciones adecuadas de alimentos. Menor consumo de alimentos altos en fibra como frutas y verduras.
i. Aumento del consumo de sal.

Sedentarismo
a. Disminución de la actividad física
b. El incremento en el tiempo destinado a la televisión, computadora y juegos electrónicos y de video, reduce actividades recreativas que implican actividad física.
c. Aquellos que realizan actividades sedentarias por más de tres horas al día.

Factores hederitarios
Se sabe que los hijos de padres obesos tienen mayor probabilidad de ser obesos, especialmente si ambos padres lo son
Situación hormonal
En menos del 5% de los casos la obesidad es secundaria a enfermedades endocrinas o genéticas específicas.

Situación psicosociales y ambientales
a. Los hijos de familias en las que ambos padres trabajan.
b. Hogares de padres solteros.
c. Los niños con aislamiento social y problemas afectivos.
d. Los que realizan ejercicio de gasto energético alto menos de tres veces a la semana.
e. Padres con largas jornadas de trabajo o que están alejados de casa por periodos largos.
Otros
a. El riesgo para niños de convertirse en adolescentes con sobrepeso u obesidad es mayor en mujeres que en hombres.
b. Niños con peso alto o bajo al nacimiento.
c. Niños que fueron ablactados tempranamente y/o que consumen alimentos industrializados con alta densidad calórica.
d. Consumo de tabaco de manera activa o pasiva.
Sí uno de sus hijos presenta síntomas de obesidad infantil, debe tomar muy en cuenta que la disciplina, la dieta, el ejercicio y un buen seguimiento medico puede salvarle la vida a su hijo o la de un ser querido.
Redacción apoyada en datos de la secretaría de salud, UNAM y Hospital Infantil de México “Federico Gómez”

Viendo 1 Comments
Danos tu opinión
  1. […] la salud de más de 10 millones de niños Obesidad infantil, otra tragedia del México actual La obesidad infantil, un problema en México Alertan contra obesidad entre infantes Urgen verdaderas políticas públicas contra la obesidad en […]

Deja un comentario

XHTML: Usted puede utilizar estas etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Siguenos en Facebook

Siguenos en Twitter


Copy Protected by Chetans WP-Copyprotect.

La obesidad infantil, un problema en México