Ayer Fueron los Hipódromos Ahora, lo de los Casinos

0
1 visto

MSV.- A veces la historia duerme más pronto que el olvido provocado, pero lo que está pasando ahora con lo de los casinos que fue la corrupción de la alternancia, no son menos que lo de los hipódromos en los tiempos de la mayor plenitud de mi partido, el Revolucionario Institucional, no nomás con involucrar a quien terminó misteriosamente muerto, que el hombre de mayores conocimientos de estado: Gutiérrez Barrios, sino que Hamk gonzález que se vino a quedar con el hipódromo de Agua Caliente en Tijuana, que fue antes internado de secundaria militarizada y de oficios varios, como las Rafel Dondé del país, militarizadas que dieron buenos estudiantes, ya que muchos terminaron como militares y otras con buenas industrias, porque durante tres años de asiduas dedicaciones, era de obligación llevar 6 oficios para poder recibir los famoso prés, que era buen dinero después de que en sus internados les daban buen hospedaje, botas y uniformes, asi como magnífica comida, además de una secundaria muy elevada de acuerdo a los programas escolares de entonces.

De los Casinos, ya se investiga, cuando menos para el desprestigio de los panistas artificiaiales como Francisco Ramírez Acuña, Gómez Mont, Poiré y otros, que desde luego por el consentimiento u orden de Fox y Calderón, le echaron como maíz al corral de los pollos, permisos a sus cuates o a quienes contribuían para algunos gastos del ideal derechista.

Nada es raro, siempre hemos estado en corrupción, unos de una manera, otro de otra, pero siempre, ese es el poder y para esos es, para ejercerlo. El echo de que generaciones hasta las que ya se nos adelantaron se fueron con la esperanza de que algún día tendríamos honra en algunos de los sistemas de gobierno, resultando quizá que están en el sueño de lo justo, pero no, la verdad es que el arte de la política es engaño: decir las grandes esperanzas que alguna de mil se obtienen, pero que el resto es para cubrir el que el mando es un negocio como todo, pero rico, que en política uno solo puede asegurar el total de su patrimonio.

Que se nos hacía raro tanto comedimiento de Calderón para con Enrique Peña, no, principalmente para los que saben de estas cosas: mire usted, son como las vergüenzas que uno creía que pasaba Paco Madina padre del señor Altosano, como por ejemplo que a quien esto escribe le servía el café para que no lo chorreara o como en una de las mañanitas a Cárdenas Solórzano, hasta con quien no se hablaban porque sabía de lo que trató de hacer Arriaga Rivera contra el General y los tenían que andar despertando para que las mañanitas no se observaran tan sin simpatía, que desde luego él, por su parte era uno de los entusiastas organizadores.

Pero claro, todos también sabemos que en la lid no hay orgullos, sino servicios, que de no haber conocido a tantas generaciones que se hicieron no solamente ricos, sino multimillonarios gracias a esa clase de atenciones, toda la importancia humana de Michoacán, fueran para nosotros unos ángeles, pero como ahora ya la misma religión no le da importancia a este sector de alabo y custodia, que su credo no ha crecido y conociendo la importancia michoacana que se hizo gente al mando del General o de otros gobiernos, como por ejemplo el que más hizo, que fue Arriaga Rivera, que los hizo entender, con la experiencia que trajo de Nuevo Laredo después de que fue ahí el Presidente de la Junta Federal, de Mejoras Materiales, que su mayor equipo lo integró de gente que se hicieron en zonas fronterizas, como hasta pillines del periodismos, bueno, que se dicen

… Y de gente que podía atraer capitales, como el mismo Paco, que sus tías por fin de verlo ya con posibilidades de seguridad, le respaldaron con lo suficiente para formar la primer Unión Regional Agrícola Ganadera de Los Reyes, que el mismo Arriaga abanderó por doquier hasta para conseguir que Medina fuera gerente de la primer Financiera Michoacana, que tanto éxito tuvo, porque ahí pasaron los grandes capital de la gente que el gobierno sabía quién y como los portaban.

Deja un comentario