Cinépolis quiere entrar al negocio de películas por streaming

0
13 visto

La llegada de Netflix al mercado latino ha despertado el interés de otros competidores. Hace unos meses apareció Vudu, una empresa que ofrece renta de estrenos en HD; mientras que el cine independiente, NuFlick ha ido creciendo con un ritmo importante (al grado, por ejemplo, de firmar una alianza con la Cineteca Nacional). Ahora, otra empresa coquetea con entrar al negocio: Cinépolis.

Cinépolis es la cadena de cines más grande de América Latina y la cuarta con mayor presencia en el mundo. Aunque la mayoría de sus complejos se encuentra en México, también posee salas en Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Panamá, Brasil, Perú, Honduras, Estados Unidos e India. Aunque el servicio de la renta por demanda sea diferente al que ofrece un cine, es comprensible que lo vean como una competencia, pues muchas veces, la gente prefiere mirar una película en la comodidad de su casa, en lugar de salir.

Sin embargo, para Alejandro Ramírez, director y presidente de Cinépolis, esto no es necesariamente malo. El empresario asegura que ha estudiado por cerca de un año el modelo de negocio de los servicios de streaming, y ha optado por competir. De acuerdo con él, la mejor opción es la que usa Netflix (una renta mensual que permita acceso ilimitado a un banco de contenidos), por lo que a mediano plazo, piensan entrar al ruedo.

En ese sentido, Cinépolis tiene mucho que ganar. De entrada, ya tienen toda la relación con las distribuidoras, con las que podrían armar un catálogo bastante atractivo; aunque, por supuesto, los estrenos seguirían reservándose a las salas de cine. Cinépolis entraría justo en un hueco que Netflix y Vudu han dejado. Netflix tiene una oferta extensa, pero suelen tardar en ingresar contenidos nuevos; Vudu mete estrenos constantemente, pero su modelo de pago por película no parece ser el más adecuado.

Si Cinépolis entra en ese espacio (películas relativamente nuevas sin límite de consumo), tendrá muchas papeletas para competir. Además, es una gran manera de entender el mercado: no se trata de menospreciar los servicios de streaming contra la experiencia del cine; sino de comprender que pueden ser complementarios. Ojalá no tarde mucho en concretarse esta ambiciosa y tentadora propuesta.

Deja un comentario