¿Cómo Usar los Préstamos Personales de Forma Saludable?

0
45 visto
Dinero

Los préstamos personales son una buena alternativa de financiación en caso de que la economía familiar de ese momento sea suficiente para cubrir un gasto puntual. Sin embargo, el endeudamiento excesivo y el desorden financiero son un enemigo a la hora de hacer frente a esta clase de compromisos.
Ordenar las finanzas personales y familiares es clave para salir de deudas. Se tiene que estudiar cuál es la situación financiera real, además de seguir alguna estrategia en concreto que sirva para cada caso. Si no, el endeudamiento puede extenderse durante demasiado tiempo y acarrear consecuencias negativas a mediano y largo plazo.

¿Es malo endeudarse?

Depende. Los préstamos personales urgentes y demás tipos no son malos en sí mismos, ya que se tratan de herramientas financieras con una función en concreto. El problema surge cuando se hace un mal uso de ellos, en especial si se mezcla con un desorden a nivel de finanzas porque se disminuye la posibilidad de pagar las cuotas.
La utilización de este recurso financiero es habitual si no se cuenta con el dinero completo para enfrentar una situación, pero la idea es tener la capacidad de pago para hacer frente a este compromiso de acuerdo con las condiciones establecidas. En otras palabras, son una manera de adquirir dinero al momento, a cambio de devolverlo por cuotas en un tiempo establecido entre ambas partes y con unos intereses.
Se vuelven un inconveniente cuando se abusa de ellos o cuando las finanzas no están dadas realmente para pagarlos. Por lo tanto, el problema es más bien el manejo del dinero en casa y que las finanzas no estaban dadas para solicitarlo, o que luego se tomaron decisiones desacertadas para las cuotas a pagar.

El estudio de la economía familiar

El desbalance entre los ingresos y los gastos es parte del desorden de las finanzas en casa. Eventualmente, los egresos van a superar a las entradas de dinero, a menos que la situación financiera sea demasiado buena. Aún así, el resultado es gastar más dinero del que se debería, que ni siquiera tiene que aportar algo al hogar.
Hacer un presupuesto mensual ayuda a organizar todos los gastos fijos y variables que se tienen. En el primer grupo se encuentra el pago de la renta y servicios, las necesidades básicas, además de las deudas. En el segundo están los gastos de entretenimiento y aquellos gastos pequeños que no se suelen contabilizar.
Es importante entender que los gastos fijos no se pueden cambiar fácilmente, pero los variables se pueden disminuir en gran medida. En primera instancia, es importante disminuir los gastos variables si las cuentas comienzan a ir en negativo.
Las deudas originadas de los préstamos en línea urgentes son un caso un poco particular de los gastos fijos. A pesar de que no pueden variar de buenas a primeras porque son un compromiso financiero, sí puedes organizarlas mejor para salir antes de ellas. Si bien no puedes omitir tus deudas de los préstamos, al menos es posible manejarlas a conveniencia.

Estrategias para salir de deudas

La base de todas estas estrategias es ordenar las deudas de acuerdo a la tasa de interés que pagas de cada una más su cantidad de intereses que se van a pagar en caso de seguir con los mismo hábitos de pago. Las calculadoras de intereses son útiles para conocer los detalles de cada una de tus deudas.
Después de haber obtenido los datos de todas, es hora de organizarlas por diferentes criterios y aplicar estrategias. Sin embargo, es importante darle prioridad a las que están por vencerse para no dañar el historial crediticio. Algunas de las estrategias son las siguientes:

Bola de nieve

Probablemente sea la más común porque es fácil de aplicar. Consiste en saldar primero las deudas con un cargo mensual más pequeño, ya que se podrá ahorrar lo que se gastaba en esas cuotas. Entonces, este dinero ahorrado se usa para amortizar la siguiente. Con el paso del tiempo, la cantidad amortizada se irá haciendo más grande, como una bola de nieve.

Tsunami

Es una estrategia un poco particular porque el criterio no es objetivo y varía de persona en persona. La idea es ordenar las deudas de acuerdo con la tensión psicológica producida. Por ejemplo, quizás para alguien no sea tan molesto pagar mes a mes sus préstamos personales solicitados a bancos como alguna deuda que tenga con un familiar que cause problemas.

Primero los tipos de interés más altos

Es una opción eficiente sobre el papel porque se pagan primero las deudas que exigen una mayor tasa mensual, justamente la estrategia contraria a la Bola de nieve. El problema es que exige esfuerzos mayores al inicio, pero a mediano plazo genera un resultado bastante bueno.

Primero los intereses más altos

La idea es pagar primero las deudas que vayan a ser más costosas con el paso del tiempo. Su objetivo es disminuir todo lo posible la cantidad de dinero a devolver en intereses, de manera que signifique un ahorro a mediano plazo.

Deja un comentario