Después de Días de Sol Viene la Tormenta

0
144 visto

Después de que ya pasaron varios días y de que hubo tiempo de analizar las pasadas elecciones, nos estamos dando cuenta que Morena ya se desinfló y que de ahora en adelante la va a tener mucho más difícil para ganar y dos razones son las básicas: Primero el peje ya no estará en las boletas y no a va estar, por eso la urgencia de que se votara la ley para someter a referendo su mandato en las elecciones intermedias de 2021, porque si el no aparece en estas boletas, se esfumará la percepción de la gente y esta ya no votará por su partido, por esto la urgencia de que esta ley se vote y se apruebe, si el peje en la boleta electoral Morena no es nadie, independientemente de que el pejendente ya firmó por escrito de no buscar la reelección como presidente de México.
Segundo, los hechos han mostrado que no es tan fácil y que los nuevos administradores no han logrado nada nuevo, lo único que hacen es quejarse y mostrar lo poco preparados que están para gobernar, que todo lo que alardearon no lo han cumplido o no han podido o que no saben como hacerlo.
Morena ha demostrado que son verdadero desastre y es que su líder no tiene tiempo de corregir todos los males de su partido y del gobierno federal, debe de tener en mente que a un Presidente, Gobernador o edil, se el encapsula, comentándole sólo lo bonito de cada día y no lo malo para que no los corran.
El ajuste de posiciones dentro de ese partido hará que se creen nuevas disputas que crearán grietas dentro de la militancia del partido gobernante, además auméntele el desgaste natural que se tiene por gobernar, hará que los números electorales de este partido de izquierda ya no sean la opción a elegir.
Esto que le pasó en Puebla y Baja California, es solamente lo rezagos de la pasada campaña, de ahora en adelante será un partido común y corriente, con muchas posibilidades de caer.
Por eso, esto que declaró el exgobernador Leonel Godoy que Morena ganará las gobernaturas y el congreso de Michoacán en las próximas eleciones, es un deseo, no una realidad, yo le aseguro al exgobernador que no la tendrá tan fácil.

Deja un comentario