Entrega Iris Vianey Efeméride del General Cárdenas a la Cámara Alta

0
23 visto
Entrega Iris Vianey Efeméride del General Cárdenas a la Cámara Alta
Entrega Iris Vianey Efeméride del General Cárdenas a la Cámara Alta

La senadora michoacana del Grupo Parlamentario del PRD, Iris Vianey Mendoza; presentó en la Cámara Alta una efeméride relativa al día 19 de octubre de 1970, para conmemorar el 45 aniversario luctuoso del General Lázaro Cárdenas del Río, según un comunicado.
“Uno de los más importantes principios que defendiera el General Lázaro Cárdenas del Río fue sin duda que ¡Gobierno o individuo que entrega los recursos naturales a empresas extranjeras, traiciona a la patria!, cuyo gobierno marcaría en gran medida el desarrollo del México contemporáneo.
El día de hoy, con gran honor me permito conmemorar desde esta alta tribuna, el Aniversario Luctuoso de uno de los hombres más ilustres que ha tenido nuestro país, el general Lázaro Cárdenas del Río. Este distinguido revolucionario nació el 21 de mayo de 1895 en Jiquilpan de Juárez, Michoacán.
A sus cortos 16 años, con la muerte de su padre, asumió la responsabilidad de ser jefe de familia.
Laborando como tipógrafo de una imprenta, sus ideas liberales y revolucionarias influyeron en su formación política.
Cuando estalló la Revolución, Cárdenas se listó bajo las órdenes del general Zapatista y posteriormente Villista Guillermo García Aragón.
En 1924 fue ascendido a general de brigada e intervino en el arreglo de diversos problemas surgidos entre los sindicatos y las empresas petroleras extranjeras. En abril de 1928 fue nombrado general de división.
A partir de este año y hasta 1932 ocupó el cargo del Gobernador de Michoacán. Como gobernador, se dedicó a escuchar al pueblo, en especial a los grupos más vulnerables, estimuló la formación de agrupaciones obreras y campesinas, unificó y reorganizó a las fuerzas políticas, e impulsó la creación de la Confederación Regional Michoacana que agrupó a la mayoría de campesinos y obreros en la entidad y promovió la organización de los maestros para que se convirtieran en los agentes de la transformación social.
Fue así como inició el reparto agrario, a pesar de la resistencia del presidente Calles y de los hacendados, Cárdenas agilizó trámites legales y de dotación de tierras y estableció créditos agrarios de refacción, pugnó por la jornada laboral de ocho horas, el salario mínimo y la asistencia médica. Estableció la obligación de crear escuelas en las haciendas, y combatió el fanatismo religioso y el alcoholismo.
El 06 de diciembre de 1933, Cárdenas fue aprobado y rindió protesta como candidato presidencial por el PNR, como candidato, llegó a los lugares más apartados nunca antes visitados por un candidato presidencial, recorrió casi 27,000 kilómetros escuchando a la gente para poder entender sus problemas.
El día de las elecciones, el General Cárdenas triunfó con el 98.19% de los votos. El General Cárdenas se proponía hacer a nivel nacional, lo había hecho antes en Michoacán cuando fue gobernador, sin duda su principal objetivo era: disminuir los desequilibrios y las distancias existentes entre los diversos sectores sociales a través de las instituciones gubernamentales, los sindicatos y el partido.
El plan de gobierno tenía entre sus propósitos fundamentales: el aprovechamiento máximo de la riqueza nacional, desarrollo de la industria nacional y logro de una economía autosuficiente.
Ya como Presidente de la República, acordó la creación de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), cuyos propósitos inmediatos serían luchar por el derecho de huelga, asociación sindical, reunión y manifestación pública, así como la libre propaganda escrita y verbal y la disolución de los viejos sindicatos gremiales.
Con la expropiación de los Ferrocarriles Nacionales de México en junio de 1937 y la del petróleo en marzo de 1938, Cárdenas reforzó el apoyo de muchos mexicanos, todo con el objetivo de la defensa, conservación, desarrollo y aprovechamiento de los recursos naturales, así como la distribución equitativa de la riqueza, hasta ese momento acaparada por unos cuantos en perjuicio de la colectividad.
El reparto de tierra que hizo Cárdenas ya como presidente tuvo muchos enemigos, por supuesto los principales fueron los terratenientes afectados.
Pero creo una reforma agraria integral, pues no sólo sería el reparto de la tierra a los campesinos, sino que junto con ella, se les daría el apoyo económico, refaccionario y de capacitación necesario. El indígena debía ser de los principales beneficiados con la reforma agraria.
No se trataba de conservar al indio, decía Cárdenas, tampoco de indigenizar a México, sino de mexicanizar al indio. Ahora bien, en relación con la reforma educativa de 1934 en la que se estableció la educación socialista.
La escuela socialista combatió el fanatismo religioso, el monolingüismo indígena con la enseñanza bilingüe, no destruyó la organización y cultura indígena; atacó los restos de las organizaciones oligárquicas a la vez que incorporó nuevos contingentes de productores organizados bajo los lineamientos del gobierno de Cárdenas.
Se trataba de establecer una escuela práctica encaminada al conocimiento de las modernas técnicas de producción y explotación de los recursos industriales y agrícolas, así como una nueva organización de los productores que les permitiera defender sus derechos constitucionales y laborales, que redundaría en mejores condiciones de vida y una mejor distribución de la riqueza, sin que por ello tuvieran que temer los empresarios.
En cuanto a la Educación Superior, creo el Instituto Politécnico Nacional, consideraba que la educación tecnológica superior era un elemento primordial como factor de desarrollo y crecimiento económico. Ya no sólo se trataba de un crecimiento económico, sino cívico. El General Cárdenas, tras la realización de logros transcendentales para el país, dejó la presidencia en 1940. Ocupó después diversos cargos políticos.
En la década de los sesenta participó con diversas fuerzas de izquierda en la fundación de la Central Campesina Independiente CCI, y en el Movimiento de Liberación Nacional que defendía la autodeterminación de los pueblos frente al imperialismo norteamericano y apoyaba a la revolución cubana.
Finalmente, Lázaro Cárdenas del Río enfermó de cáncer, y sería el 19 de octubre de 1970 cuando llegaría su deceso. Hoy, tengo el honor de recordarlo con respeto y admiración, pero sobre todo con gran orgullo, porque su trabajo sin lugar a dudas, no solo como Presidente de la Republica, sino como Gobernador de Michoacán, ha de guardarse en la historia jamás olvidada de nuestro país.
Un Michoacano revolucionario, un luchador de izquierda, un precursor clave en la defensa de los derechos sociales.
Y cómo él lo sostuviera con gran pasión y cómo un objetivo todavía no alcanzado… ¡Sólo la justicia social garantiza la paz y la felicidad humana!.”

Deja un comentario