Gran Encuentro Cultural, Tras Clausura de Taller de Filosofía

0
2 visto

Los diablitos de Ocumicho; las enormes ollas de barro de Cocucho, y la diversidad de máscaras de madera de Charapan entre ellas la del korcoví, cherekis, el diablo o el ermitaño, fueron expuestos durante la clausura del taller de filosofía, en un encuentro cultural donde la comida tradicional fue todo un manjar.
El director de la Casa de la Cultura, Pascual Galván Chuela, dio la bienvenida a los participantes y asistentes, a nombre del alcalde Simón Vicente Pacheco, quien dijo que el municipio cuenta con una gran diversidad cultural e identidad que es conocida en todo el mundo.
Fue un taller impartido por Antonio Hernández Vargas, durante cuatro meses en que analizaron, apreciaron y dialogaron sobre la artesanía de esta región, desde el punto de vista filosófico.
El evento sirvió de marco para una exposición de máscaras de madera entre ellas del famoso korcoví, el pastor, el diablo, el viejo sembrador, maringuía, ermitaños, entre otras.
En el aspecto musical, tocó a la Orquesta Sonidos Purhépechas de Francisco Hernández Sierra, abrir el programa con varios sones y abajeños; el Trío Ilusión de Zacán, interpretó temas de Alejandro Perucho; Azucena, de Policarpio Bravo; La Josefinita, de Juan Méndez y Uriel Bravo, así como Malé Severiana de Tatá Juan Victoriano. Estuvieron también la Orquesta de Cuerdas Santa Magdalena y Los Chapás de Comachuén.
El Dueto Sierra Galván tuvo una destacada participación, con temas como “qué contento me siento”, “la cuna del gabán” que es una composición del guanajuatense Victoriano Pérez, y “la cantinera” que narra lo de un concurso de pirekuas en San Juan de las Colchas allá por 1940.
Las cocineras tradicionales con una diversidad de platillos, atole (kamata) de nuritini, kurundas de verduras, tikat’s atápakua, atapakua (xeni) de res con su rompecamisas, pipian de repollo o un mole de torreznos, fueron la delicia de los asistentes que disfrutaron entre los diablitos y las cocuchas.
Pero también la danza de Los Viejitos y Los Enguangochados que representaron a los cosechadores de esta temporada en la ribera de Erongarícuaro; con su ayate de costal al hombro, una botella de charanda y un sombrero de palma estilo 1910.

Deja un comentario