Playas del Pacífico mexicano

0
24 visto

Una cita con el relax y la belleza

“La amabilidad es el lenguaje que los sordos pueden oír y los ciegos pueden ver”.

Mark Twain

¿Existe algo mejor que vacacionar en la playa? La respuesta no se hace esperar: ¡por supuesto! Vacacionar en los balnearios de Mazatlán. Una geografía atractiva, espectacular, para visitar en familia, entre amigos, en pareja o en solitario, al menos una vez en la vida.

En lengua originaria el nombre de esta hermosa ciudad significa “donde abundan los ciervos y venados”. El clima es tropical semi-húmedo y la temperatura media anual alcanza los veintiséis grados.

Sol, mar azul-turquesa, oleajes de diferente intensidad, arenas blancas, delicadas, vegetación que acompaña desde un armónico degradé en distintos tonos de verde, junto a la calidez de su gente amigable, bien predispuesta, es una invitación que no admite excusas de ningún tipo.

Dentro de las playas imperdibles se destacan Cerritos, Sábalo, Las Gaviotas, Norte, Los Pinos, Olas Altas. A veinticinco kilómetros del Casco Histórico y el puerto de Mazatlán en el estado de Sinaloa, se encuentra la Isla de Piedra, una escenografía alucinante, ideal para los amantes del contacto directo con la naturaleza, la práctica de natación, kayak, moto de agua y las vivencias en playas vírgenes.

En las cercanías, un archipiélago integrado por tres islas-reservas ecológicas: Chivos, Venados y Pájaros, un paseo cautivante hacia la más amplia diversidad en flora y fauna. Este es también un espacio recomendable para el buceo, y el windsurf.

Otro lugar para visitar y dejarse llevar por el encanto de la brisa marina a través de una caminata compartida por el Malecón, uno de los más grandes del mundo. Veintiún kilómetros para descubrir la Avenida del Mar, la esculturas como la Fuente de los Delfines, el Faro y el Paseo Centenario, del centro al norte de la ciudad.

Dónde quedarse

Los hoteles de la zona se caracterizan por la infraestructura, los servicios integrados, el diseño, y la dedicada atención personalizada. Para comenzar a explorar, aquí van algunos nombres de hoteles en mazatlan para tener en cuenta: Pueblo Bonito, Don Pelayo Pacific Beach, Gaviana Resort, Emporio, Royal Villas, Cid Marina, Star Palace, Costa de Oro, Sleep Inn, Estrella del Mar, Riu Emerald, Aguamarina, Solamar Inn…

Sin duda que para experimentar unas merecidas vacaciones relajadas y seguras, contratar un seguro de viaje es fundamental, porque viajando por el ámbito nacional o hacia el exterior, no hay nada más importante que la tranquilidad. La reconocida empresa Assist Card, por ejemplo, propone una cobertura para cualquier tipo de emergencia médica, también protege al equipaje ante situaciones de pérdida o demora en la entrega. La compañía dispone de cinco clases de asistencia: plata, oro, platino, diamante, y anual multiviajes.

Una hoja de ruta para la próxima estadía en Mazatlán

A continuación, sugerencias para aprovechar a pleno de la estadía: el Centro y sus construcciones preservadas de ciento ochenta años de antigüedad, la Plaza Machado, sus jardines y kioscos, la Catedral Purísima Concepción, la Plazuela de Zaragoza, Teatro Ángela Peralta, el Monumento al Pescador, el Acuario, la Explanada de la Glorieta Sánchez Taboada y sus intrépidos clavadistas, Cervecería El Pacífico, el Cerro del Vigía, Eco Turismo en la Isla Venados, la Discoteca Valentino`s… Y a fines de febrero, la celebración de Carnaval, con más de cien años de tradición, considerado el tercero más importante a nivel mundial.

En cuanto a la gastronomía típica, sobresalen: los cocteles de mariscos, los callos de hacha, el asado mazatleco, los tamales barbones, el chilorio, el caldo michi, el ceviche de sierra, el pescado zarandeado, para el postre, dulce de bombón y coco. ¿Y a la hora del brindis? Cervezas, agua de cebada, tejuino, raspados de frutas naturales, coco helado, cocorchatas, y tonicol…

Mucho más que un destino, Mazatlán es un territorio soñado para renovar energías e intentar aquello que algunos llaman ¡felicidad!

NC

Deja un comentario