¿Qué Hacer Hoy Miércoles?

0
36 visto

Estas son las 5 cosas que hacer hoy Miércoles

Un Sitio de Internet

Amazon

Sin Duda todos necesitamos el servicio, fácil de usar, barato y sobre todo con muchos beneficios. Amazon es una de las 500 mayores empresas de EE.UU. La compañía, con sede en Seattle (Washington) es un líder global en el comercio electrónico. Desde que Jeff Bezos lanzó Amazon.com en 1995, se ha hecho un progreso significativo en la oferta, en los sitios web y en la red internacional de distribución y servicio al cliente. En la actualidad, Amazon ofrece gran variedad de productos, desde libros o productos electrónicos, hasta raquetas de tenis o diamantes. Tenemos una presencia directa en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Japón, Canadá y China, pero además podemos servir a los clientes en la mayoría de los países del mundo.

Un Lugar Increíble

Geiser Fly

Un montículo de colores que arroja chorros de agua por sus puntas, rodeado de pequeñas piscinas verdes, en mitad de un desierto. No, no estás jugando al Candy Crush, este curioso capricho de la naturaleza es real. Para ser justos, hemos de decir que en esta formación ha intervenido la mano del hombre que, en su búsqueda de agua para conseguir energía geotérmica, en la década de los 60 perforó esta zona. Sin embargo, el agua no salía con la temperatura necesaria y decidieron sellar la perforación.

Fue en este punto cuando la naturaleza decidió hacer de las suyas y el agua empezó a salir a presión a más de metro y medio de altura hasta el día de hoy, que continúa saliendo. Los sedimentos del agua al depositarse son las que poco han poco han creado las formaciones cónicas y las pequeñas pozas de alrededor y las bacterias y algas que allí viven lo dotan de esa gran variedad de colores vivos. El hecho de que esta maravilla se encuentre en uno de los desiertos más áridos del planeta lo hace todavía más impresionante. Si decides visitarlo alguna vez, ten en cuenta que se encuentra en una propiedad privada y que sus visitas están restringidas.

¿Qué Leer?

El amor en los tiempos del cólera – García Márquez

Publicada en 1985, estamos ante una de las novelas más populares de ‘Macondo’. Esta obra dedicada al amor estuvo inspirada en las vivencias de García Márquez y sus padres. Para ello entrevistó por separado y durante varios días a ambos, con el único fin de hallar más detalles para su novela. El resultado fue otra pieza artística de la literatura latinoamericana.

La historia nos presenta a Florentino Ariza, un poeta perdidamente enamorado de Fermina Daza, una joven de alta clase con quien intercambia cartas de amor. Cuando el padre de Fermina se entera de los amoríos de su hija, decide hacer hasta lo imposible para separarlos. Florentino no se quedaría con los brazos cruzados y embarcaría el viaje más largo en busca del amor de su vida.

Palabra, Cita, Refrán, Dicho, Proverbio

Palabra

Pompa
Es el acompañamiento numeroso y solemne, con gran aparatosidad, que se hace en una función de regocijo o fúnebre. Entre los romanos, pompa podía referirse tanto a los cortejos fúnebres como a los desfiles, séquitos o comitivas. En estos últimos casos, tenía una connotación de ostentación, que se conserva en su significado en el español moderno. La palabra se derivaba del griego πομπή [pompé], que podía tener el sentido de ‘escolta’ o ‘procesión’, como también ‘primer envío’ (esta acepción proviene del verbo πέμπειν [pémpein], ‘enviar’, ‘escoltar’).

Cita

Los placeres son como los alimentos: los más simples son aquellos que menos cansan.
Joseph Sanial-Dubay (1754-1817) Escritor francés.

Refrán

Quien bien te quiere te hará llorar.

Dicho

A capella: Equivale, literalmente, a decir a la manera de la capilla (igual que se hace en la capilla) y se aplica a toda obra escrita para coro y cantada sin acompañamiento musical o con instrumentos que ejecutan la partitura al unísono.

Proverbio

El que busca un amigo sin defectos se queda sin amigos.
Proverbio turco

Frase

Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere.
Elbert Hubbard (1856-1915) Ensayista estadounidense.

¿Qué Comer?

Buñuelos de viento

Buñuelos de viento, crujientes y dulces frituras a base de harina de trigo, prepáralas con tu familia, y disfruta de este delicioso postre.

30 Raciones

INGREDIENTES

  • 1 taza de harina para todo uso tamizada
  • 2 cucharaditas cafeteras de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita cafetera de ralladura de limón *
  • 2 cucharadas de brandy o vino de Jerez opcional ver notas **
  • 1 taza de leche entera o descremada
  • 2½ tazas de aceite para freír.
  • Azúcar para espolvorear a la hora de servir.
  • Canela molida para cubrir opcional
  • Elaboración

    Bate los huevos, luego combínalos en un tazón mediano (con fondo plano) con la ralladura de limón, el brandy y la leche.

    En otro bol, mezcla los ingredientes secos: harina, azúcar y sal.

    Agrega poco a poco la mezcla de harina a la mezcla de huevo y leche, batiendo con un batidor de globo hasta obtener una masa muy uniforme y suave. La textura debe

    parecerse a la de un aderezo cremoso muy ligero.

    Calienta el aceite en una sartén grande a fuego medio-bajo. La temperatura debe de estar cerca de los 185C grados. coloca una capa de toallas de papel en una bandeja para hornear o plato grande para absorber el exceso de aceite de los buñuelos de viento (rosetas) terminadas. También necesitarás otra plato plano, cubierto con una toalla de papel doblada, que usarás para absorber el aceite del molde de roseta hierro forjado. (Ver foto arriba)

    Para hacer los buñuelos, coloca la roseta de hierro en el aceite caliente durante aproximadamente un minuto para que se caliente. Una vez que esté caliente, levántalo del aceite y sacuda el exceso de aceite, luego colócalo en el plato con las toallas o servilletas de papel para que absorber el aceite. No queremos que al molde le quede exceso de aceite, de lo contrario, la masa no se adherirá.

    Después de secar el molde de hierro en las servilletas de papel, sumérgelo en la mezcla. No dejes que la mezcla llegue a el borde de la parte de arriba del molde; sumérgelo alrededor de las tres cuartas partes. Cuando lo vayas a sumergir en el aceite escucharás un sonido burbujeante cuando de la punta de molde comience a hundirse en la masa. Inmediatamente levanta la roseta de hierro del tazón de masa y sumérjala en el aceite caliente.

    Cuando lo sumerjas en el aceite escucharás un sonido burbujeante en el momento que el molde comience a hundirse en el aceite. Trata de que este paso de transferir el molde, desde la mezcla a la sartén con aceite caliente, sea lo más rápido posible, ya que la masa aún cruda eventualmente se caerá del molde.

    Coloca el molde de los buñuelos en el aceite caliente para freír la mezcla que se adhirió al mismo. Mantén el molde en el aceite durante aproximadamente un minuto. La masa empezará a ponerse más rígida a medida que se va cocinando, y eventualmente podrás levantar el molde y el buñuelo se desprenderá del molde y quedará en el aceite (si no se desprende fácilmente del molde, sepáralo con cuidado con la ayuda de un tenedor o un palillo).

    Una vez que hayas quitado el molde del aceite, voltea el buñuelo para seguir cocinándolo por otro lado. Lo que se busca es que adquiera un color dorado ligero por todas partes. El tiempo es solo una guía, sabrás que ya está listo cuando ves que tiene un color dorado ligero por ambos lados.

    El tiempo en que tarda en freírse cada buñuelo es aproximadamente 1-2 minutos por cada lado o hasta que estén doradas. Una vez estén listos retíralos, colócalos en una charola o plato grande cubierto una toallas de papel para que absorber el exceso de aceite. Ponlos con el lado hueco hacia abajo, para evitar que se escurra bien el aceite.

    Repita el proceso de cocción con la masa restante. Mientras sofríes cada buñuelo, coloca el molde del buñuelo en el aceite caliente para que se mantenga caliente, de modo que esté listo para volver a sumergirlo en la mezcla de los buñuelos (¡no olvides secarlo antes de ponerlo en la mezcal!).

    Mientras los buñuelos recién hechos reposan en la charola o plato, llene un plato pequeño con azúcar (si decides agregar canela molida, mezcla la canela con el azúcar,). Luego, uno a uno, sumerge los buñuelos en el azúcar para que la parte superior se cubra de azúcar (ya que los buñuelos aún estarán calientes, el calor ayudará a que el azúcar se adhiera a su superficie). Después de esto, tus Buñuelos de Viento ya están listos para comer. ¡Sírvelos en un plato grande y disfruta!

    Puede utilizar 2 cucharaditas cafeteras de extracto de vainilla en lugar de ralladura de limón.

    Deja un comentario