Que todas las “huachadas” fueran así dicen los productores de tierra caliente

0
1 visto

0

MSV.- La entrega de 18 máquinas para hacer producir mejor el campo y utilizarlas en otros quehaceres que complementen el éxito, será para los municipios beneficiados, la prueba de que aún sin dinero, al estilo de “priyero” viejo, que ellos sabrán cómo le hacen, pero cumpliendo cumpliendo que no los eligieron por relajo.

Lo anterior que ya dejan de ser “huachadas”, son del gusto de que otro de la región, gobiernen (dos anteriores también como interinos, pero de San Lucas), y este que ayer recibió el cariño que desde niño se creó en Huetamo cuando en lucha de los barrios ya distinguía a quienes nomás hacen bulto, cuando en los enfrentamientos tradicionales de la edad, en lugar de juntar las piedras, nomás para gritar servían.

Verter en la imaginación el gusto del paisano, que al saludar ya vieron a alguien quien no solamente fue a recibir los parabienes, sino a llevar maquinaria para que la producción se mejore, donde el sol quema, pero bien que por la fotosíntesis más producirá y mejorará los sueños que por siempre esperaban. Ver senectos a su hijo viendo por ellos, el gesto de la abuelita, del maestro, del amigo, tener entre ellos al pródigo de cercano futuro, qué lamento no haber estado, para haber descrito mejor, como cuando a San Lucas fuimos con José Servando y con Ausencio Chávez Hernández

Pensar en el bailar de la tabla o todos los sones en el duro cemento, sin gasto y sin mezcal por caro, ya fue el vivo cambio, del que ya llegó Jesús, para responderle a los terracalentenses, los planes y acciones ya programadas por el licenciado Fausto Vallejo Figueroa.

No cumplir esa responsabilidad habría de haber limitado los desfogues naturales de todos los que a su tierra regresan después de haber arribado a gobernar, que van con las manos vacías y niegan como San Pedro al que demuestra que por ahora, el campo ya no se mantendrá en el olvido,

Ayer le tocó a esa tierra caliente de Michoacán, mañana será al resto para sacar del cuarto lugar que esta entidad tiene en el país, de productos agrícolas; como Natalio Vázquez Pallares logró desde la dirección del Banco Agrícola, el incorporar a los indígenas de la Cañada de los Once Pueblos, tenencias de Chilchota y Tangancícuaro, que sus ecuaros en lugar de seguirlos sembrando de maíz, mediante un crédito, hoy estén viviendo del aguacate criollo y muchos, del mejor manjar que es el hass.

Deja un comentario