¿Quién Entiende al Gober?

0
32 visto
Campa-Cifrián-Silvano-Aureoles-Adrián-López-Derechos-Humanos

La situación del Estado es una papa caliente que nadie puede soportar en las manos, porque quema y así de ese modo la trae cargando el Gobernador Silvano Aureoles. Primero salió a decir ayer que las elecciones de Estados Unidos ya le estaban pegando a la economía michoacana y eso no puede ser, es muy pronto para saberlo, pero como a su administración le falta dinero ya empezó a poner pretextos, segundo, anunció que los ajustes del presupuesto del próximo año es para pagar deuda que se viene arrastrando y le garantizó, también el y a su administración que ya se le revolvió el presupuesto y no saben de donde sacar para tratar de aguantar un año más, tercero, el segundo de abordo, Pascual Sigala, también hizo su comentario de que la UniMich carece presupuesto y cada año se incrementa su deuda en 90 millones sin que su presupuesto crezca.
Todos son problemones, pero el quería la gobernatura, un polítco “Vaca Sagrada” me dijo que el nunca iría por la gobernatura, porque sería agarrar puros problemas, que el prefería un ayuntamiento de los grandes, ya que puede hacer mucho y se notaría su trabajo. Pues así es esto el quiera “Azul celeste que le cueste” y le está costando sangre al gober. Ahora, ya regreso la CNTE a los paros, porque quitaron la mesa de negociación y están enojados porque quieren dinero, pero este ya no existe, entonces es un cuento de nunca acabar, la CNTE quiere dinero que el Gobierno no tiene.
Pero no sólo eso, la inseguridad ya le explotó, donde quiera hay delitos, como hace apenas unos meses, con la caída de la Tuta se tranquilizó algo, pero ya volvió y ahora esta de “A pesito”, ya regreso la Marina, viene SEDENA y la SSP no puede con tanta delincuencia organizada.
Pero, ¡Ahh!, el gober quiere la grande, gasta y gasta, comitivas a lo grande, viajes infructuosos, comidas en los mejores lugares, cargas con gasto innecesarios y no consigue empleos, ni empresas, ni inversiones, pues a ningún lado vamos a llegar.

Deja un comentario