Porque se Enojan los Calderón si Ellos Hicieron lo Mismo que Anaya

0
426 visto
hermanos-calderon

¿O, no?, usted decida, pero cierto es que, así es la política, a los de abajo te los chingas y los de arriba te chingan a ti, eso es en pocas majaderías lo que significa la política para muchos. Los Calderón, incluida la señora Margarita, esposa del exPresidente Calderón, andan enojados, dando gritos y sombrerazos, para incitar al presidente del Comité Directivo Nacional del PAN, Ricardo Anaya, a que revele su verdadera intención de ser candidato para la presidencia de la República por su partido.
¡Ahh!, pero cuando ellos estaban arriba no se hicieron del partido, no corrieron y humillaron todo panista que no estaba con ellos o leales a ellos, sino pregúntele a Marko Cortés, que sufrió de la presión de la hermanita del exPresidente, la famosa Cocoa. Pregúntele a varios miembros del comité estatal que no le cumplieron con puestos después de haber sudado la gota gorda o pregúntele a Chavo López que casi lo arrinconaron para que renunciara a la FONAPO.
Así es la política, de tiempos y poderes. Lo mismo le paso a Cocoa, cuando llegó a ser candidata la primera vez, a la gubernatura de Michoacán, expulso o limitó a todo aquel que no coincidía con su proyecto y por eso perdió porque los panistas se quedaron sentidos y no cooperaron con su campaña. ¡Ahh!, pero cuando Marko Cortés ya dueño del partido estatal no la dejo actuar en su segundo intento por ser gobernadora, ella hizo berrince y despotricó al por mayor, en eso momento declaro que no se valía, que había ilegalidad, que eran unos cochinos, etc..
No se quejen calderonistas, porque la verdad, como siempre he dicho, el exPresidente Calderón fue muy buen Presidente, pero el peor político que ha tenido el PAN. Y para prueba, la campaña que está incitando para que Ricardo Anaya se declare candidato presidencial, renuncie a la Presidencia del Partido y compita con Margarita Zavala, por eso, ahora que no le parece pide ayuda, eso es no saber jugar, para ganar, hay que saber perder, ¿O, no?.

Deja un comentario