Por Ser Cárdenas Cree que Puede Robar

1
406 visto
Teatro-Matamoros

La semana pasada el niñito de Cuauhtémoc Cárdenas Batel, hijo del fundador del PRD Cuauhtémoc Cárdenas y hermano del ex gobernador Lázaro Cárdenas Batel, declaró que el está sumamente tranquilo por su desempeño en el fideicomiso del Teatro Mariano Matamoros, en el cual faltan nada más y nada menos que 158 millones de pesos, pero como es un Cárdenas cree que puede zafarse de la ley e incluso manipularla.
“Ese es mi caso. Estoy tranquilo, dejé el proyecto perfecto, pero si nunca se terminó fue porque los gobernadores de anteriores administraciones no dieron presupuesto para la obra”, así lo afirmó, cuando se chingo la lana en puras pendejadas y digo pendejadas porque pagar $600,000 pesos para tapar la obra con lonas impresas es una barbaridad, que uno asume que debe haber peores, el costo de la impresión de las lonas nunca debió de pasar de más de quince mil pesos, pero el argumenta que se utilizaron modelos y fotógrafos de muy alta profesionalidad para este trabajo.
“Yo estoy tranquilo con los michoacanos. Dejé el proyecto perfectamente bien. (…) Me llamo como me llamo y a veces es rentable politizar los golpes a alguien que se llama Cuauhtémoc Cárdenas, pero invito a quienes acusan a que si tienen algo que lo presenten y dejen de dar discursos y declaraciones que no resuelven nada”, expresó, pero la verdad es que cobrar años sin hacer nada, chingarse el presupuesto, porque el tenía manejo completo de la chequera y hacer lo que se le pegara en gana sin rendirle cuentas a nadie, sólo porque se apellida Cárdenas, es una falta de respeto a lo que su abuelo ideó para su Estado. Pero el descaro de la impunidad que por ser hijo de uno de los políticos más importantes del país, de ser nieto de un ícono de la nación, de supuestamente ser de alcurnia política, querer romper la ley y atacarla desde su propio sistema, es burlarse de los michoacanos, al demandar al Gobierno del Estado de Michoacán por 2 millones de pesos por “incumplimiento de contrato”, dan de ganas de dar un castigo ejemplar.
La obra ahí está, no llegó ni a la mitad, nunca se tuvo un proyecto ejecutivo ni permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia; las inversiones realizadas fueron sin orden o no se aplicaban los recursos autorizados y lo peor de todo su arquitecto, el señorito “Cuate”, no sabe de arquitectura, sólo sabe utilizar recursos públicos para su uso personal, igual que su padre y su hermano, como cuando fueron gobernadores. Sigo diciendo y seguiré diciéndolo, los Cárdenas han sido y serán los peores gobernadores de la historia de nuestro Estado y vaya que hemos tenido muy malos.

1 Comentario

Deja un comentario