Hay que Estar Preparados

0
25 visto

Después del gigantesco susto de la pandemia donde nadie tenía idea de que los pasaba y veíamos como caían muertos seres humanos cercanos a nosotros, nos puso a pensar. La única mancera de proteger a los seres queridos con nuestro fallecimientos es un seguro de vida, ya que lo único que podemos hacer es no dejarlos desamparados.

En el sentido más simple, el seguro de vida paga un beneficio en efectivo al beneficiario si la persona asegurada muere mientras la póliza está vigente. El beneficiario puede usar el dinero en efectivo por cualquier motivo: para reemplazar la pérdida de ingresos, cubrir gastos diarios, saldar deudas, financiar la universidad, ahorrar para la jubilación y mucho más.

El seguro de vida también puede ofrecer otros beneficios, lo que incluye valor en efectivo, préstamos y cláusulas opcionales. Está disponible para personas y, a menudo, para grupos como parte de un paquete de beneficios para empleados, incluido seguro por muerte accidental.

La cantidad de pólizas de seguro de vida vendidas aumentó en el primer trimestre de 2021 en comparación con el año pasado. Además, las preocupaciones por la COVID-19 han logrado que la población sea propensa a comprar una cobertura de seguro de vida en los próximos 12 meses

Cuando se trata de determinar el monto correcto de seguro de vida que vas a comprar, resulta tentador confiar en reglas básicas, como comprar un múltiplo de tus ingresos anuales, supongamos que sea de 10 a 15 veces tu salario, como beneficio por fallecimiento. Eso al menos aseguraría que tu familia tenga recursos que deberían durar un tiempo. Pero lo más conveniente es que el beneficio que obtengan sea en dólares, porque uno nunca sabe, que podría pasar en el futuro de nuestro país y esta moneda es mucho más estable.

Existen dos tipos básicos de seguro de vida: temporal y permanente. El seguro de vida a término fijo se considera un seguro de vida temporal. Proporciona cobertura flexible y de costo más bajo para las personas que necesitan cobertura durante un período de tiempo. El seguro de vida entera se denomina seguro permanente porque acumula un valor en efectivo. Le brinda protección constante mientras se paguen las primas. Y el último que es el seguro de vida con ahorro que implica una cuenta de ahorro que puede tener una rentabilidad garantizada o no. Al contratar este tipo de seguro, una parte del valor de la prima se destina a financiar los gastos del seguro y la otra parte va a la cuenta de ahorro. Los fondos de esta cuenta se pueden retirar según los plazos y requisitos estipulados en la póliza o también pueden ser parte del pago de la indemnización.

Algo que debe de tener en cuenta es que no cubre este tipo de seguros, y son el suicidio, muerte por enfermedades preexistentes, accidentes por estado de ebriedad y muerte por actividades riesgosas

No lo dejes a la desidia, investiga, prepárate y adquiérelo, ya que uno nunca sabe que podrá pasar.

Deja un comentario