Michoacán es Distinguido por su Legado Artesanal

0
14 visto

En el marco del Segundo Encuentro Nacional “El Arte del Jaspe y el Rebozo”, que organiza en Museo Franz Mayer en la ciudad de México, cuatro de los seis artífices que recibieron reconocimiento fueron michoacanos que se dedican al arte del textil, originarios de las localidades de Ahuirán, La Piedad, Aranza y Uricho.
Por ser pioneros en su comunidad en la técnica tradicional de la elaboración del rebozo, su trayectoria y legado artesanal que han trasmitido de generación en generación, los artesanos que recibieron reconocimiento durante este Segundo Encuentro Nacional, fueron: Cecilia Bautista Caballero de la comunidad de Ahuiran, municipio de Charapan; Antonio Bravo Hernández de La Piedad; Oliva Hernández Álvarez de la comunidad de Aranza, municipio de Paracho; y María Victoria Lázaro Rodríguez de Uricho, municipio de Erongarícuaro.
Asimismo, el Instituto del Artesano Michoacano (IAM), durante dos días estuvo presente en el Museo Franz Mayer con una expo-venta de rebozos, presentando 100 piezas de las comunidades de Ahuiran, Aranza, Angahuan, Boca de la Cañada, Ocampo, Santa Cruz, La Piedad y San Miguel Nocutzepo, teniendo una venta total de 24 rebozos por un monto de 47 mil 636 pesos, facilitándole a los asistentes el pago con tarjeta de crédito.
Como parte de las actividades de este encuentro, el IAM presentó también una pasarela organizada y patrocinada por la diseñadora Lydia Lavín, donde se mostraron seis trajes regionales de Michoacán.
El objetivo de este encuentro fue la evaluación del pasado, presente y futuro del rebozo, como una de las prendas emblemáticas de la identidad mexicana y que se encuentra en riesgo de desaparecer en algunas localidades.
Ruth D. Lechuga, especialista en arte popular y organizadora de este evento, señaló que el rebozo es una prenda emblemática de México y que existen dos estilos: el clásico de jaspe y el regional indígena. El primero elaborado con algodón, seda o artisela, tiene jaspe (ikat) creado por medio de una técnica de amarres y teñido; el segundo tipo es elaborado con tejido liso o rayas y se teje en su mayoría con telar de cintura.
Por su parte, otra de las organizadoras del encuentro y conocedora del arte popular, Martha Turok, comentó que entre los rebozos regionales indígenas destaca que existe una gran diversidad de la técnica del empuntado, como la del entorchado con chaquira o los de flecos de artisela o plumas.
Durante los cinco días en que se desarrolló este encuentro se brindaron diferentes ponencias, paneles y talleres por grandes conocedoras del arte popular para las y los artesanos, lo que sirvió de vínculo para reunir a reboceros y empuntadoras de Michoacán, Guerrero, Tlaxcala, Querétaro, Oaxaca, Estado de México, Chiapas, Puebla, San Luis Potosí y Guanajuato.

Deja un comentario