Pasar de Enunciar a Regir, Importancia Para la Historia del Derecho de la Constitución de 1917: Jaime Hernández Díaz

0
95 visto
Pasar de Enunciar a Regir, Importancia Para la Historia del Derecho de la Constitución de 1917: Jaime Hernández Díaz
Pasar de Enunciar a Regir, Importancia Para la Historia del Derecho de la Constitución de 1917: Jaime Hernández Díaz

* El ex rector de la UMSNH, Jaime Hernández Díaz, abre coloquio “Producción Normativa de los grupos armados en la Revolución Mexicana”.
Con la participación del ex rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Jaime Hernández Díaz con la ponencia “El significado de la Constitución de 1917 en la historia del Derecho mexicano”, inició el Primer Coloquio Universitario “Producción Normativa de los grupos armados en la Revolución Mexicana”, organizado por alumnos del Posgrado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Casa de Hidalgo.
La Constitución de 1917 dentro de la historia del Derecho Mexicano tiene un papel trascendente, afirmó, ya que aunque hay quienes afirman que este documento es igual a la primera constitución, la de 1857, no lo es, ya que por primera vez pasa el ejercicio del Derecho en México de ser meramente “reconocedor de los derechos ciudadanos”, a ser garante y vigilante de los mismos en la vida social mexicana, afirmó el doctor en Historia del Derecho por el Colegio de Michoacán.
Con más de 40 años de trayectoria académica en la Casa de Hidalgo, ex rector de la UMSNH, ex director de la Facultad de Historia, Jaime Hernández Díaz, afirmó que pese a que se afirma que la constitución que hoy nos rige es la de 1917, el documento y sus ideales que le dieron forma han sido reformados 227 veces y sus 136 artículos han sido alterados desde mediados de 1960 hasta la fecha.
Para dimensionar lo anterior, Hernández Díaz informó a su audiencia conformada por alumnos y profesores del posgrado de la Facultad de Derecho (organizadores del evento), que en 1964 la Constitución Mexicana contenía 27 mil 632 palabras, actualmente tiene 66 mil 107, el texto –concluye- es irreconocible.
La mayoría de los estudiosos en Derecho, continuó Jaime Hernández, centran la diferencia entre la Constitución de 1857 y la de 1917 en la reforma a los artículos Tercero, 27° y 123° constitucionales, como parte del espíritu constituyente encabezado por Venustiano Carranza, que buscaba recoger las inquietudes sociales que enarbolaron los revolucionarios, pese a que en ese entonces, ni Francisco Villa, ni Emiliano Zapata, los caudillos más importantes de la Revolución, estuvieron presentes para redactar esta nueva legislación.
Para el historiador, un punto trascendental que lleva a pensar que la Constitución de 1917 fue diferente de manera fundamental a la primera, es el concepto jurídico de “Nación” en el cual caben todos los mexicanos, gobernantes o no, plasmado en el Artículo 27 constitucional, respecto del derecho de la tierra, que antes de la Revolución había sido cedido a particulares y ahora, era propiedad de la Nación.
Mientras la primera constitución del país hizo un poder Legislativo fuerte y un Ejecutivo débil, para evitar que nuevamente se regresara a un régimen político conservador cuya cabeza fuera una sola persona (rey o virrey), abundó, la de 1917 busca la unificación de la nación bajo un solo líder: el titular del Ejecutivo, a quien se le otorgan poder y facultades por sobre el Legislativo, con la finalidad de que pueda decidir el rumbo del país.
Después de detallar a varios autores políticos, historiadores y legisladores de la época y actuales, Jaime Hernández Díaz dijo que la Constitución de 1917 trajo consigo una nueva forma jurídica, en la que no sólo se enunciaban los derechos humanos existentes, sino que se aplicaba para garantizarlos y permitir que pudieran ejercerlos los ciudadanos, reconociendo así los derechos sociales.
El constituyente de 1917 se planteó un nuevo sistema político mexicano y se dio paso al ejercicio del Derecho al derivarse leyes y normativas garantes de los derechos sociales; sin embargo, dejó de lado la democracia, observó Hernández Díaz, de allí en adelante el Presidente de México en turno ha podido realizar los cambios pertinentes para trazar el destino de la nación, “sin embargo la democracia…la seguimos esperando”, concluyó.

Deja un comentario