Su Único Fin es Gastarse la Lana

0
113 visto

Yo me pregunto, ¿A que va un diputado al Extranjero?, y la respuesta es bien sencilla, ¡A nada!, La labor de un legislador es hacer leyes para la región en la cual se desempeña, basándose en la constitución, ya sea de su país o de su Estado. Las leyes son una norma jurídica que el habitante o poblador debe acatar y esto se hace básicamente para coexistir en una sociedad mayormente equitativa, en otras palabras, pareja. En nuestro país, parece regir un dicho que dicta: “Las leyes son para romperse”, y el primero que las rompe normalmente es la misma autoridad.
Por mucho que justifiquen, vuelvo a escribir mi pregunta, ¿A que va un legislador al Extranjero?, lo más probable es que vayan a aprender lo que están haciendo otros para traer e imponer en nuestra entidad, pero eso normalmente no se debe aplicar, ya que los usos y costumbres son diferentes en cada región del planeta y aun así, que no tienen suficiente de donde aprender en los 31 Estados restantes y en la ciudad de México, donde si lo pudieran aprender.
Y para acabarla, nuestro famosos, bien preparados representantes no tienen idea de lo que van a hacer en cada legislatura, las leyes vienen en cascada, los partidos luchan por ellas e imponen un agenda, los diputados solamente se dedican a votar y seguir las reglas que les imponen sus líderes o estructuras de cada partido. Y si duda vea lo que han hecho los últimos presidentes, ellos piden las reformas y las legislaturas solamente votan en grupo para sacarlas adelante.
El gasto de mandar o de simplemente sugerir que van al extranjero es una forma de corrupción, es gastar el dinero del pueblo que se paga con impuestos para hacer un viaje de placer con elegantes y lujosos fines, donde los hoteles y aviones son de primera y obviamente son mucho más caros. Las comiditas que se avientan son de alta cocina costándonos un ojo de la cara a cada habitante.
Además eso de que ellos o ellas mismas pagan de su bolsa los gastos de dichos viajes, es una mentira, ya que si fuera de su propia bolsa, les aseguro que no gastarían en dicho costo o dicho viajecito, ellos mismos después llegan a una arreglo con sus bancadas y con los representantes de la junta de coordinación política para que les autoricen los gastos y por último donde quedo la austeridad que tanto pregonaron cuando iniciaron su legislación. Entonces va de nuevo, para que sirve cualquier tipo de viajes de un diputado, pues para una sencilla cosa, ¡Chingarse la lana ajena y viajar a todo lujo!.

Deja un comentario