Visitando Toronto, en Canadá

1
152 visto

Toronto es constantemente comparada con Nueva York, pero con la aclaración de ser mucho más limpia y con menos contaminación aérea. Esto se debe a que esta ciudad canadiense no tiene nada que envidiarle a la Gran Manzana en cuanto a tecnología, empresas, desarrollo urbano y músculo económico.
Para muestra, solo hay que repasar la larga lista de superproducciones de Hollywood que se han rodado aquí aunque la historia ocurra en Nueva York, pues son bastante parecidas en cuanto a skyline y porque filmar en Canadá es mucho más económico que filmar en Estados Unidos. También tiene una ventaja sobre otras grandes ciudades como Montreal, y es que el frío es medianamente soportable y muy lejos de las bajísimas temperaturas por las que es famoso el país del norte.
Desde el 2016 los mexicanos no necesitan una visa formal para pisar suelo canadiense. El primer ministro Justin Trudeau redujo este requisito dadas las buenas relaciones entre ambos países y ahora solo es necesario tramitar ETA Canadá, una solicitud que se pide en línea y que puede ser tramitada un par de días antes del viaje. Es necesario aclarar que es necesaria incluso cuando Canadá es un destino de paso y que sin ella no es posible acceder al país.
¿Qué ver y conocer en Toronto?
Hay varios lugares que son parada obligada y que sin quererlo se han convertido en paraderos turísticos que, dependiendo del tipo de viaje que quieras hacer, es conveniente o no evadir. Uno de esos destinos es la CN Tower, oficialmente nombrada Torre Nacional de Canadá y que seguramente reconozcas por su forma de aguja. Subir hasta la punta de la estructura puede darte una vista envidiable de la ciudad, pero como ya mencionamos, puede ser bastante inocuo por la cantidad de turistas que llegan con las mismas intenciones. Si buscas una buena vista de Toronto, puedes probar la terraza del bar One Eighty, ubicado en el piso 51 del Centro Manulife.
Puedes seguir con el Acuario Ripley, una impresionante estructura que te permite caminar entre distintas especies marinas que nadan del otro lado de la gran vitrina que le da estructura al lugar. Alberga 5.7 millones de litros de agua y está ubicado en el Bremner Boulevard, al sur de la ya mencionada Torre CN. Es una visita obligada si viajas en familia y muy romántica si estás en Toronto con tu pareja.
Si buscas desconectar un poco y huir de la masa de gente que se aglomera en los puntos más visitados de la ciudad, puedes plantearte alquilar un coche y visitar el parque Algonquin, 7.500 kilómetros cuadrados de bosque considerado Patrimonio Histórico Nacional (una extensión que casi alcanza la cuarta parte de toda la superficie de Bélgica). Una vez dentro y dependiendo del clima que haga en el momento de tu visita, tienes la oportunidad de bañarte en uno de sus 2.000 lagos e incluso de ver de cerca especies animales típicas del país. Sin duda un paraíso por el que vale la pena el esfuerzo.

1 Comentario

Deja un comentario