Aguas con el Refinanciamiento, Señores Diputados

0
226 visto
Dinero

La deuda estatal asciende alrededor de 18 mil millones de pesos, es decir, una cifra que contiene nueve ceros, una cantidad equivalente a una tercera parte de las participaciones federales, en otras palabras, una tercera parte de lo que la federación le asignó al Estado como presupuesto anual.
Esta deuda ha crecido a través de los años, empezando con Víctor Tinoco que la dejo en 300 millones, el gobernadorsito, Lázaro Cárdenas Batel si le dió vuelo y la llevó a a los 9 mil millones en varios préstamos, claro de los cuales el brillante Tesorero, se llevó un 2% de esos 9 mil millones, para que se de una pequeña idea, este señor se llevó de comisiones por trámites y aperturas 180 millones de pesos, pero bueno eso nunca se castiga. Con Leonel Godoy, pidió otros 5 mil millones de pesos, de cual también se llevó su tajada el Caporal de los Ramírez, con Fausto Vallejo, se reestructura la deuda para pasarla de corto plazo a largo y se vuelve a endeudar con otros 9 mil millones, y por último Salvador Jara en sólo un año, le dió una mordida de mil millones.
Una vez iniciada la administración de Silvano Aureoles. a los 3 meses se le autorizó un pequeña deuda de 3,500 millones y ahora al siguiente año, pide la reestructuración de 11,000 millones que fue el documento dado a conocer el día de ayer.
La verdad que sí se necesita, pero todo trae una mordidita de dicho pastel y es ahí donde el Congreso debe actuar, le voy a decir como:
Primero, toda reestructuración lleva comisiones, ya se de apertura, de cuenta, de venta del crédito, pues ese dinero debe de ser monitoreado por ellos y no debe quedase en el bolsillo de algunos, debe de ser ahorrado por el Estado.
Segundo, cada banco o institución financiera lleva clausulas que deberá beneficiar a alguien, tales como si dejas el dinero con nosotros, te damos…
Tercero, el sistema de calificaciones de deuda pública del Estado no anda bien, por eso nuestras tasas de interés son más altas, por lo tanto aunque lleven más años, el costo será mayor, pero alguien sale beneficiado y eso que lo que interesa.
Cuarto, el mismo congreso debe darle un seguimiento exhaustivo al ahorro que se generará con esta reestructura.
Así que falta mucho por checar, verificar y entender, hay que cuidar la lana, no hay de otra, el Estado está básicamente quebrado.

Deja un comentario