Conforme Pasen los Día Saldrán más Trapitos

0
256 visto

Entre más pasan los días se destapan todos los trapitos sucios de esta administración moreliana que acaba de terminar. Hace tiempo declaramos que había habido un robo de más de 5 millones de pesos en la iluminación de la Catedral de Morelia y en el momento que entró el nuevos secretario de Turismo, Roberto Monroy se dio a la tarea de revisar y ¡zas!, pues empezó a encontrar fallas donde ni siquiera la secretaria de turismo anterior había podido decidir.
Si recuerdan nunca hubo una licitación para dicho proyecto de la iluminación de la catedral, todo se dio en lo oscurito, por debajo del agua, y se asigno directamente, legando que era parte de la cultura. El costo de este tipo de proyectos Roberto Monroy lo conoce muy bien, el lo inicio hace algunas administraciones, es experto en el tema, por lo tanto conoce de precios, de mantenimientos, de reemplazos y sobre todo de operación. Por lo tanto puede con la simple vista darse cuenta del tamaño del fraudesote que cometió el niñito independiente.
Con la asignación directa, escribí que el expresidentito se chingó alrededor de 5 millones de pesitos para su bolsita, estos millones de seguro fueron a pasar directamente a presidencia, porque regresaron vía mordida por el que se llevó la falsa licitación, tan fue fraudesote, que hasta uno de sus regidores independientes salió a la prensa a decir que se había enterado muy tarde para denunciarlo.
Pero como este pequeño incidente, hay cientos, hay obras mal hechas, hay obras sobre valoradas, hay proyectos no terminados, hay concesiones mal asignadas solamente para el beneficio del político más corrupto que conozco y de secuaces rateros.
Las rentas de varios edificios asignadas a amigos del expresidente, los gasto s de sus viajes, los tratos a la gentes, la preferencia por un sindicato, son otras tantas manchas rojas en esa pobre administración. Y sobre todo esperemos, ya que con el tiempo seguirán saliendo detallitos que no nos imaginamos y que de seguro llevan mucha lana dentro.

Deja un comentario