Guste o no guste, pero sí ya los “dinos” lo aceptan ¡Fuera! les gritan

0
0 visto

Guste o no guste, pero sí ya los “dinos” lo aceptan ¡Fuera! les gritan

…a todos, pero nadie se quiere ir Antes la juventud tenía la fe de sus padres, ahora ni la de ellos Culpables, los viejos; los nuevos crean sus propios horizontes Correcto que se la sepan; perfecto que aprendan

MSV.- Las declaraciones de Carvajal Moreno, ex presidente del Partido Revolucionario Institucional no fueron del agrado completo y si, como nadie, pero nadie, creía en que la profecía de Miguel Nostradame se cumpliera exactamente el día que dijo: terremoto en Italia, el 20 de mayo del 2012, de ahí se amplía el temor de que como coincide con los Mayas en lo del próximo 21 de diciembre, asi como le atina al desastre telúrico, “pue” que la fecha de los que inventaron el cero, suceda.

En lo de Carvajal Moreno hay la esperanza de que para cuando otra vez haya elecciones, ya los ”yo soy 132”, se hayan desmoronado y la juventud, dividida por sus fracaso se olvide por llegar al poder, ya que primero está encontrar chamba para comer, que andar de mitotero.

Los de lucha partidistas, viles vejetes, ya ni les duele que los imberbes los pedorreen, aunque hay disposición, pero nadie empieza; al contrario, creen ser necesarios si no para actuar, cuando menos para orientar, porque lo que sea de cada quien, saben: los años no pasan en balde…

Los jóvenes que hoy por sus indecisiones nos asombran; su causa la echan no a los avatares, sino a sus padres, que fueron los que de la mano los llevaron a misa y sus inicios escolares. Los modeladores de sus conductas, que ahora ya no pueden ni desvanecerlas, nomás cruzan los dedos, pero joven sean hombre o mujer que llega a los 26 años, con carrera o sin ella, ya con empleo, hacen lo que quieren porque se sienten autosuficientes, pues el regaño paternal es más sentimental, que material.

El lapso que corre o hace brincar su suerte, es propia, pues su horizonte ya no es ajena, aunque venga de daltónicos que les fue mal, o bien desde que inician su destino; son los jóvenes los que agregan color a su vida, que claro, aunque griten y pujen, por su cuenta nada hacen cambiar, comprenden que hace falta la explicación del abuelo, aquel que contesta al nieto preferido: si mi rey, sí hay mujeres fieles, pero son solamente las que ya están muertas.

Cuidado pues con la juventud, no necesitamos platicar porque ni nos hacen caso, lo necesario es nuestro ejemplo.

Hay que entender, partido político que no juegue a la juventud, luego va a andar rogando. Aquel Instituto de Capacidad Política que electivamente mantuvo por muchos años mi partido, hoy todos son funcionarios y los que no lo lograron, fue porque encontraron un destino mejor, gracias a su capacidad obtenida de lo que es la política de un país, donde sus problemas se resuelven con el presente. Pasado y futuro, son atenerse a generaciones que cada vez menos responsabilidad de patria tienen.

Deja un comentario