Así Vieron los Putazos

0
10 visto

Vidrios rotos, puertas dañadas, cuartos destrozados, camiones calcinados, y rastros de sangre por doquier, forman parte de un escenario de violencia, producto del choque entre policías y normalistas, en este centro educativo, distante a sólo 20 minutos de la capital del estado.

Tras la partida de las fuerzas federales, los alumnos de Vasco de Quiroga volvieron a tomar las instalaciones y ahí se mantienen alertas, juntos.

Algunos muestran las huellas de la batalla que 24 horas antes se desató en Tiripetío.

La noche fue larga.

En vela, se reunieron en torno a fogatas, muchos de ellos clavaban las miradas en los leños que ardían, en una actitud más que de espera, contemplativa.

“Todo fue muy rápido.

Logramos resistir los embates de los policías en dos ocasiones, pero cuando comenzaron a lanzar gases y las balas de goma, corrimos al campo de futbol, donde teníamos piedras y palos para defendernos”, recuerda Luis, alumno del nuevo ingreso, quien se mantenía al pie de una de las lumbreras encendidas para calentar el ambiente.

Aquí, en una comunidad de 2 mil habitantes, elementos de la Policía Federal y estatal arribaron en ocho camiones con la orden de desalojar el centro escolar.

Eran cerca de las 02:00 de la madrugada del lunes.

En cuestión de minutos, los 600 alumnos que se encontraban al interior de las instalaciones fueron cercados por los elementos, quienes se apostaron sobre la calle de Pino Suárez y las calles adyacentes a la universidad.

Carlos también revive el momento: “Yo corrí al edificio central y desde ahí pude ver que mis compañeros eran golpeados.

Los policías que entraron por el muro sometieron a mis compañeros, les pegaban con los escudos y con los toletes que llevaban.

Los que entraron por la puerta principal siguieron a los que corrieron a la parte trasera de la universidad, mientras que los que entraron por el muro detuvieron a nuestros compañeros”, recuerda.

“Nos quitaron todo: celulares, llaves, dinero todo lo que traían.

En la escuela ingresaron a los cuartos y se llevaron las computadoras y libros”, explica Luis, otro alumno de la escuela y habitante de Cherán.

Por el momento los propios alumnos desconocen el número exacto de estudiantes que fueron detenidos.

Según el último reporte de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán, durante los tres operativos en las escuelas que se localizan en los municipios de Cherán, Arteaga y Tiripetío fueron asegurados 176 estudiantes.

Sobre el desalojo en las escuelas, el gobernador Fausto Vallejo sostuvo que “una cosa es la tolerancia y la manifestación de las ideas y otra que se transgreda la ley”.

Al hacer un balance del enfrentamiento, el mandatario dijo que “había inconformidad de la población, por la retención de vehículos, lo que generó una imagen de violencia, además de afectar la vida económica del estado, que de por sí ya es precaria”.

Dijo que de ser necesario “se aplicará nuevamente la ley a todos aquellos que están violando el Estado de derecho con manifestaciones ilícitas.

Por el momento, los alumnos aseguran que no realizaran movimientos en la capital, sin embargo exigieron que el gobernador dialogue con ellos para que liberen a sus compañeros, se castigue el abuso de autoridad y que se normalicen las actividades para que puedan tomar clases de nuevo.

Con Reporte de El UNIVERSAL

Deja un comentario