El día de los Informes Tiene que Acabar

0
12 visto

Por ley cada representante de cualquier administración pública debe de reportar sus supuestos logros, en otras palabras lo que supuestamente administraron durante el último año inmediato anterior. Pero desde hace años, este día es un ritual para todo representante, es su día, se dice, en donde los asistentes van a escuchar su discurso, lleno normalmente de cifras maquilladas y obras no terminadas que enaltecen su gestión, todo eso está bien, pero el resto de la faramalla y el teatro es pura llenadera de su ego.
Dos cosas por las que debe de acabarse esta práctica, son: primero el costo, es una tiradera de dinero, entre los anuncios publicitarios o los gastos del día del evento y segunda, una vez terminado el evento los diputados deben supuestamente analizar sus logros, pero nunca pasa nada, ya sea que el resultado sea negativo o positivo, nunca hacen nada al respecto, además ni siquiera lo critican.
Ahora otro punto grave, es que, la alimentación del ego de cada representante es una pendejada, todos quieren tocar al gober o al presi, todos quieren aplaudirle, de seguro para que les den contratos y o dinero o en otros casos para pagar el dinero recibido mediante la adulación.
Esto de los informes debería de ser sencillo y sin gastos, la población no tiene porque pagar este tipo exuberante de desperdiciar el dinero, dinero que bien podría pagar el desayuno de varios miles de niños en estado de desnutrición.
Pero lo que no saben muchos de ustedes, es que después del evento de la lectura del informe, se organiza un comidita con los mejores platillos y el mejor vinito para celebrar otro año de robo y mala administración, lo que provoca otro gastito que no ayuda en nada más que en desperdiciar el dinero.
¡Ya Basta!, tenemos que trabajar mejor, no mal gastar el presupuesto y sobre todo, un buen estadísta debe de ser humilde y cumplir con tratar de hacer lo mejor con lo poco que tiene, pero en nuestro país, hay que aprovechar y sacarle más al presupuesto, más a bolsas de nuestros representantes.

Deja un comentario