Silvano Sigue sin Investigar Amenazas del Procurador

0
42 visto
Martín Godoy Procurador

Aquí a través del tiempo hemos comentado que el procurador de Justicia del Estado Martín Godoy, no es del todo ético y tiene mucha cola que le pisen, pero Silvano no ha hecho nada al respecto, ¿porque?, porque son los favores que le tiene que pagar a Alfredo Castillo, por dejarlo llegar y ganar el Estado. Este tipo de favores se da mucho en nuestra entidad donde hemos sido y seremos un laboratorio político para muchos.
No son pocos los periodistas y medios que se han atrevido de vez en cuando a denunciar las atrocidades que Godoy y sus secuaces hacen en nuestro territorio, pero al suceder las acusaciones salen los mensajes de advertencia desde la Procuraduría para callarlos. Estas amenazas crecen cada día.
Mensajes como este: “Lo invitamos a que deje en paz todos los asuntos que usted está investigando con relación a nosotros trabaje y deje trabajar, es la última vez que se lo decimos no habrá otra oportunidad de que reflexione, el poder lo tenemos nosotros no lo olvide. Ni una nota más mi querido José pues de lo contrario será la última te lo aseguramos y sabes por tus investigaciones que decimos la verdad y que no estamos jugando”, son los que mandan.
La agencia de José Maldonado, Noventa Grados, ha relacionado a colaboradores del procurador con el robo de combustible; ha acusado a la policía estatal de extorsionar, torturar, sembrar pruebas y cobrar “derecho de piso”, pero últimamente lo que más suena es la relación del Cártel Jalisco Nueva Generación y los disque autodefensas, los cuales el Procurador los tiene bien aceitados y participan en actos nada legales.
Pero, el tema es que el gober no investiga, ni denuncia y además mantiene al procurador en su puesto y hasta cuando le preguntan se molesta, el gober de de mantener la justicia en el Estado y este señor no la está ejerciendo, pero tampoco el el gober, entonces donde vamos a acabar cuando las principales cabezas del territorio michoacano no mantienen el Estado de Derecho y vivimos sin seguridad.

Deja un comentario