Acabemos con los Chapulines

0
25 visto

El gran número de personas que ahora son saltamontes politicos se ha incrementado exponencialmente, esto hace que el trabajo se deje de hacer, si bien es cierto que con el cambio dela ley electoral donde la gran mayoría de puestos electorales son ahora reelegibles, muchos han optado por ejercer esa opción, pero la reelección no es el problema.
El principal problema es que la gran mayoría no quiere dejar el hueso, brincar de presidente municipal a Diputado Local, de Diputado Local a Federal, los Diputados Federales a Senadores o los Diputados Locales a Presidentes Municipales. El brinco no es malo, siempre y cuando se haga no en el inmediato periodo electoral.
Esto de que no terminen sus periodos, que pidan licencia para competir, crean una intensa interrupción de trabajo que no completa las tareas, por lo tanto no hay continuidad en la labor pública.
En el Estado de Baja California hay una ley anti chapulín que no permite que esto suceda, implica que debe aquel que se encuentra en un puesto político de elección debe de terminar su periodo por lo tanto no puede competir en las siguientes elecciones, tiene que esperar a que pase un periodo administrativo.
Michoacán debe de dejar de ser un experimento político, por eso una ley como esta es necesaria, lo malo, es que quién hace la ley es aquel que brinca más, estos los Diputados, nunca la pondrán en la agenda política de la entidad.
En estas elecciones se va la mayoría de los diputados, se van muchos de los presidentes municipales, dejando en puestos de responsabilidad a personas sin experiencia y con muchas ganas de meterle mano al presupuesto ya que solamente lo vieron pasar durante esos 3 años.

Deja un comentario