Inseguridad Primer Aviso

0
39 visto

Lo que paso el pasado viernes en la ciudad de Uruapan, donde varios empresarios gasolineros decidieron tomar las instalaciones de PEMEX, porque no hay abasto en toda tierra caliente, es una advertencia sobre lo mal que está el Estado, porque una vez que no haya gasolina, tampoco habrá suministros, por lo tanto comida y medicinas entre otras cosas vitales que necesita el pueblo para vivir tampoco. Entonces, la seguridad pasa a segundo plano, que siendo la principal razón, la población puede tomar otra vez el asunto en sus manos, puede tomar las armas en desesperación.
Los empresarios piden se les venda gasolina y la paraestatal se niega debido a los hechos de la semana pasada, donde le dispararon a una pipa de esa misma empresa, poniendo en riesgo el tractor, los tanques y la vida humana de un empleado. PEMEX, mismo, les pide compren el líquido en otros almacenes, como son Guanajuato o Lázaro Cárdenas, poniendo el precio del hidrocarburo en presión de aumento, debido a la distancia.
La falta de la gasolina hace que ciertas empresas no se arriesguen a mandar sus productos porque muy probablemente no regresen sus camiones a su origen y tengan que dejarlos en zona conflictiva, por lo tanto, con la falta de materia vital para vivir, como son alimentos y medicinas, creará un ambiente de desesperación, que lo único que creará será que la población tome cartas en asunto, porque necesita sobrevivir.
Este es nuestra entidad, un caos total, sin solución en el corto plazo, deje usted que vuelva haber abasto de gasolina, lo que es importante es que estamos a unos milímetros de crear una revolución o mejor dicho, que los auto defensas vuelvan a tomar cartas en el asunto, olvidándose en el Estado de Derecho que tanto exigimos los michoacanos.
Y los Gobiernos de los tres niveles, bien gracias, sin poder tomar cartas en el asunto, ya que no saben por donde empezar y si según ellos comenzaron, no saben hacia donde avanzar. Esta es nuestra vida, nuestra realidad.

Deja un comentario